qué es la correa de distribución

¿Qué es la correa de distribución y por qué es tan importante?

De todas las partes mecánicas de nuestro vehículo, una de las más desconocidas y a la que hacemos menos casos es a la correa de distribución, una pieza que, a pesar de su simpleza, es fundamental para el correcto funcionamiento del motor.

Al contrario que una batería de coche, que tiene una duración reducida, la correa de distribución dura mucho, lo que hace que no nos acordemos de cambiarla. Este olvido puede tener consecuencias nefastas para el motor del coche, de manera que hay que tenerla siempre en cuenta.

¿Qué es la correa de distribución?

La correa de distribución es la que sincroniza el funcionamiento del motor. A través del movimiento del cigüeñal y del árbol de levas hace que las válvulas de admisión y escape abran y cierren los cilindros, dentro de los cuales están los pistones.

En casi todos los modelos, se encarga también de varias bombas como las del agua, el aceite y la inyectora, así que nos podemos hacer una idea de la importancia de una pieza tan sencilla. Debido a la intensidad de su labor, suele ser uno de los componentes que más se desgastan, causando averías bastante caras si no se detecta a tiempo el problema. Sin embargo, es muy inusual que te pille por sorpresa una rotura de la correa si prestamos atención al ruido que genera en el interior del vehículo cuando está en mal estado.

Más adelante, entraremos en detalle sobre esta pieza, su vida útil y en cuánto oscila su reparación, en función del momento en el que nos percatemos de la avería.

Tipos de correa de distribución

En cuanto a los tipos de correa de distribución tenemos dos. El primero, que puede ser de goma, caucho o nailon, y el segundo que es de cadena.

Ambos tipos tienen ventajas e inconvenientes, de manera que habrá que tenerlos en cuenta a la hora de comprar un coche, sabiendo que los cambios de correa son costosos y que la cadena requiere de cierto mantenimiento.

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar la correa de distribución?

Para saber cada cuánto tiempo se cambia la correa de la distribución de nuestro coche no hay más que consultar el manual.

Ahí nos dirá cada cuántos kilómetros se cambia o cada cuántos años si no hemos llegado a esos kilómetros. Además, nos indicará en qué condiciones hay que sustituirla antes de tiempo, pues dependiendo de cómo y dónde circulemos los tiempos se acortan.

Podemos decir que la media es de unos 100 000 kilómetros y de cinco años, pero siempre hay que mirar el manual del coche para ver qué nos indica el fabricante.

Cuando la cambiemos, lo mejor es ir a un lugar de confianza y en donde hagan las revisiones oficiales (no tiene que ser el taller de la marca). Es una operación compleja y que mal hecha puede dañar el motor de nuestro coche.

correa de distribucion baratas

¿Qué pasa si se rompe la correa de distribución del coche?

En el caso de que la correa de distribución se rompa nos podemos encontrar con dos escenarios, uno bueno y uno malo.

Si tenemos un motor de los denominados “de no interferencia”, lo único que ocurrirá es que nos quedaremos “tirados”. En estos motores, las válvulas y los motores no llegan a chocar y la rotura de la correa no generaría consecuencias en el motor.

El peor de los escenarios ocurre cuando nuestro motor es de interferencia, que son casi todos los del mercado. Aquí el movimiento interno del motor se desincroniza y, dicho en palabras sencillas, acaba destrozado. En muchos casos la reparación es tan costosa que el coche acaba en el desguace.

¿Cuánto cuesta cambiar la correa?

Cambiar la correa es costoso, no por la correa en sí, sino por la mano de obra. En realidad, la correa apenas vale unos pocos euros, pero en el taller pasan horas para poder acceder a ella y sustituirla.

Además, hay que tener en cuenta que en muchos casos se cambia la bomba del agua, correas de accesorios o incluso tensores. Con esto nos aseguramos un mantenimiento completo de los componentes internos del vehículo.

De esta manera, en un taller profesional nos costará entre 400 y 500 € de media, dependiendo de nuestra marca y modelo de coche. Como hemos comentado, la mano de obra afecta mucho al precio y el grado de complejidad en la sustitución de la pieza supondrá ese plus en la factura.

Llevar tu vehículo a revisar la correa

Si sospechamos que la correa está a punto de dar problemas, o hemos comprado un coche de segunda mano y no nos fiamos de los mantenimientos, lo mejor es que llevemos nuestro coche para que le revisen la correa.

Dependiendo del modelo de coche, esto será más o menos factible, pero los mecánicos nos podrán decir su estado, bien mirando la correa de distribución o bien mirando el estado de la correa de accesorios si la de distribución está muy escondida.

Sea como fuere, la correa de la distribución es algo que debemos tener siempre en cuenta, pues si se parte, lo normal es que destroce el motor de nuestro coche y tengamos que comprar otro con el gasto que esto supone.

embrague de coche

¿Cómo funciona el embrague del coche? ¿Cuánto cuesta repararlo?

El embrague del coche es el mecanismo que permite el cambio de marchas para que la potencia del motor pueda transmitirse a la caja de cambios, y de ahí a las ruedas. Saber cuándo hay que cambiarlo es tan importante como saber cuándo cambiar la batería del coche. Es un elemento de suma importancia para el funcionamiento de un vehículo y dado su uso continuo, tiende a desgastarse, siendo necesaria su sustitución cada cierto periodo de tiempo.

¿Qué es el embrague del coche?

El embrague de un coche es un componente indispensable para el funcionamiento de automóviles que utilizan una caja de cambios manual. El funcionamiento del embrague consiste en transmitir la energía mecánica del motor hacia las ruedas, a través de la caja de cambios.

Al accionar el pedal del embrague se puede cambiar de marcha de forma suave y segura, y al soltarlo se produce la transmisión de potencia del motor a la caja de cambios.

Tipos de embrague de vehículo

Existen diferentes tipos de embrague para vehículos con cajas de cambio manuales según el número de discos:

  • Monodisco.
  • Hidráulico.
  • Multidisco.
  • Bidisco.

Según la presión para el acoplamiento sobre el disco se pueden encontrar embragues de muelles, diafragma o centrífugos.

¿Cuánto dura un embrague hasta averiarse?

El embrague es un mecanismo que sufre mucho por la fricción que se produce en su uso. Se estima que para un uso por ciudad donde los cambios de marcha son constantes, el tiempo de vida medio de un embrague está entre los 100.000 km y los 150.000 Km.

Si la conducción habitual es por carretera con desplazamientos largos, donde se realizan muy pocos cambios de marcha, la vida útil de un embrague se puede alargar por muchos más kilómetros.

Principales fallas del embrague

Las averías en el embrague más comunes se producen por el desgaste de sus distintos componentes por la fricción que se produce a la hora de cambiar de marchas el coche.

Los principales síntomas de que el embrague empieza a fallar y hay que cambiarlo son:

  • El coche tarda mucho en arrancar.
  • Es difícil dar marcha atrás.
  • No se puede realizar cambios de velocidad.
  • El coche pierde potencia (patina, sobre todo en subidas).

Cómo evitar que se te rompa el embrague

Como se ya he comentado anteriormente se puede acabar rompiendo el embrague del coche debido a un estrés y desgaste continuo en su uso, a continuación vamos a dar una serie de consejos para evitar que se rompa:

No hay que apoyar el pie en el embrague: Es aconsejable dejar el pie descansar en el reposapiés que hay en el lado izquierdo del embrague. De esta forma, no generamos fricciones innecesarias en el pedal.

Cada vez que cambies de marcha, pisa el embrague hasta el fondo: Si el embrague del coche no llega al fondo puede ir generando un desgaste que finalmente haga que el embrague dure menos de lo esperado.

– Cuando te pares, es mejor desengranar las marchas y colocar el punto muerto: Es recomendable que en los semáforos, stop o en cualquier parada que se realice, colocar el punto muerto y tener desengranadas las marchas y por supuesto sin pisar el embrague ya que también lo podría desgastar.

– Suelta el pedal poco a poco: Soltar el pedal del embrague demasiado rápido también podría acabar rompiendo nuestro embrague.

– Prestar atención a ciertos ruidos que pueden provenir del sistema: Hay que prestar cierta atención si nuestro coche produce ruidos que podrían decir que hay algún fallo en la caja de cambios o en el embrague. Teniendo en cuenta esto a su debido tiempo y revisándolo con un profesional puede evitar la sustitución del embrague.

 

cambio del embrague del coche

Precio medio para cambio de embrague

El precio de un embrague de coche se sitúa en torno a los 650 € de media. Sin embargo, cada modelo y marca de coche puede variar por los distintos tipos de embragues que montan en sus vehículos, así como los sistemas complementarios (como los sistemas biomasa para reducir las vibraciones).

Por supuesto, el precio cambia mucho dependiendo de si la sustitución se hace en un taller oficial con sus correspondientes revisiones y primeras marcas, o en uno externo donde sólo se encargan de colocar la pieza sin más. Añadido a esto, puede que el servicio de cambio del embrague del coche implique también un cambio en el volante motor o bimasa, engordando la factura original.

Los modelos más actuales de coche cuentan con un volante bimasa, que reduce las vibraciones y la dureza habitual del sistema de embrague, mejorando así su durabilidad. Estas características hacen que el volante bimasa tenga unos costos más amplios que las reparaciones de embrague que implican también un cambio de volante motor.

Encontrar un taller que le dé garantías a la reparación del embrague

Si se empiezan a notar síntomas de que el embrague está fallado, la mejor forma de cambiar el embrague del coche es acudir a un taller profesional, confiable y con años de experiencia como www.buitragocentros.com. Los mecánicos de Buitrago Centros cuentan con los conocimientos y experiencia necesarios para realizar la sustitución del embrague del coche de forma eficiente en muy poco tiempo, y todo ello con el mejor trato y servicio hacia sus clientes.

La sustitución de piezas tan vitales y compleja como esta requiere de un conocimiento mecánico superior. Por ello, cambiar el embrague en un centro profesional y con experiencia es la mejor decisión si se detectan síntomas de que empieza a fallar.